viernes, 25 de enero de 2008

Ficción televisiva y Primarias en USA



Justo ayer pensaba sobre lo mismo que plantean en Seriesblog.es, ¿es posible que una serie como 24 haya podido "favorecer" la candidatura de Obama en las primarias de Estados Unidos? Para quien no sea seguidor de esta serie, en 24 sí que hubo un presidente negro de los Estados Unidos. Un presidente, además, caracterizado por su honradez y por ser un gran hombre de Estado. Vamos, impecable.

La verdad que pensaba que Estados Unidos no estaba preparado para tener un presidente negro, pero tal vez la caracterización del gran David Palmer como presidente negro de EE.UU en 24 sí haya contribuido a limar asperezas en un país en el que todavía cicatrizan las heridas del racismo.


2 comentarios:

DSX dijo...

Me llama poderosamente la atención lo que planteas en esta entrada, más que nada porque he sufrido en mis propias carnes ese poder de persuasión que tanto explotan las series norteamericanas.

Ayer publicaba "El Mundo" una entrevista a la actriz Allison Janney (CJ Cregg en "El ala oeste de la Casa Blanca") en la que confesaba haber recibido ofertas de trabajo como consultora política por parte de varios partidos demócratas. Lo que en un principio parece una completa locura, si tenemos en cuenta que ese cargo sólo lo ha desempañado en la ficción televisiva, no lo es tanto si lo pensamos fríamente. Es tal el espectáculo audiovisual (por no denominarlo "circo") al que se ven expuestos los norteamericanos estos días, que, inmersos en esa espiral, serían presa de un efecto devastador. Todo seguidor de "The West Wing" sucumbiría a los encantos de CJ, sin plantearse siquiera si sabe o no de lo que habla. Y eso, y siento pensar así, es lo que más les va: poner una cara y olvidarse del resto, para bien o para mal.

Así lo creo porque, sin ir más lejos, creí hace unos meses, víctima de un lapsus freudiano, que Jed Bartlet era el Presidente actual de los EE.UU. Aún me estoy riendo de mí mismo.

Mar dijo...

Efectivamente, la capacidad seductora de la TV puede ser muy grande ya que combina, en palabras del profesor Alejandro Llano, "la fuerza retórica de los hechos con el encanto poético de las narraciones". De ahí que, como señalas, el espectador sólo con reconocer una cara "amiga" o "familiar", sienta de entrada una actitud positiva hacia un personaje(aunque el conocimiento de él sea exclusivo de la ficción).

Así que Bartled presidente, eh? Bueno, al menos otro gallo cantaría:)

Pero yo iría más lejos y pienso que la ficción tv no sólo predispone hacia determinados personas, si no también hacia determinados temas. Por ejemplo, la amenaza nuclear o el terrorismo global, que creo que conocemos más de esos temas por series como 24 o Heroes que por los propios informativos.

Gracias por tu comentario.