viernes, 24 de abril de 2015

De libros y el mundo audiovisual

Es una combinación perfecta. Grandes trilogías como El Señor de los Anillos o La Guerra de las Galaxias han coronado fuertes fenómenos fan gracias a su expansión narrativa hacia otros medios y lenguajes. Aunque algunos de ellos vengan del ámbito literario (el caso del mundo creado por Tolkien), es precisamente el medio audiovisual el que ha reforzado esos fenómenos y ha marcado incluso el imaginario colectivo de su audiencia. Pensemos en Juego de Tronos. En Los Juegos del Hambre. En Harry Potter y tantos otros.

Se dan sinergias interesantes. ¿Cuánta gente se ha acercado a los libros de Juego de Tronos tras ver la serie de TV? ¿Cuánta gente habrá abierto un libro de Tolkien tras ver la Tierra Media por primera vez tras los ojos de Peter Jackson? ¿Cuántos habrán leído el libro de Pablo Iglesias por la Khaleesi y lo que ocurre más allá del muro? ¿O era al revés? Lo que sí sabemos seguro es que a George Martin ya le ha pillado el toro. Su creación ha cogido carrerilla y le ha adelantado por la izquierda. Más bien la HBO. Eso y que el lunes tenemos el tercer capítulo de la quinta. Algunos ya lo tenían antes. Pero esto es otro tema.

Aquí, a este lado del muro y lejos de Winterfell, seguimos hablando de su magia. De la magia de esos mundos que tanto nos hacen disfrutar.

Por cierto, aquí os dejo la presentación expuesta en la mesa Nuevas Audiencias del I Congreso de Sagas Fantásticas y Narrativas Transmedia celebrado en Murcia, el 23 y 24 de abril de 2015.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Deja que el consumidor te diga cómo quiere ver series

Reacción al capítulo 3x09 La Boda Roja de Juego de Tronos (Sin Spoilers).

La tecnología nos da acceso a un contenido y a un disfrute audiovisual que hace 10 años era inimaginable. El gran desafío de la industria se centra en la adecuación del contenido audiovisual a la experiencia y consumos multiplataforma del espectador actual. 

Cada vez hay más visionado digital audiovisual (“prácticamente las series las veo desde Internet”), más individual (“normalmente desde mi Tablet ”), más social que nunca (“Ayy, la Boda Roja!!! ¿La viste tú?”), llegamos a darnos auténticos atracones (“me he visto la tercera de House of Cards del tirón”), casi siempre planificado y bajo demanda, (“y hoy empiezo Borgen que acaban de anunciar que se adapta en España”).

Esto implica, principalmente, tres retos:

1) la necesidad de una amplia y diversa oferta de distribución audiovisual online, con contenidos nacionales e internacional de calidad, actualizados y a precios razonables (con el difícil objetivo de ir rompiendo inercias ya creadas de consumo “pirata” en ciertos países, como es España, fomentada precisamente por la carencia de estas iniciativas en el pasado). En este sentido, el miedo a las leyes no aumentará el consumo digital, sí lo hará promover nuevas iniciativas de distribución. Estamos viendo pasos en la dirección adecuada, pero queda mucho por hacer. En distribución, los canales de TV (Mitele, AtresPlayer, Yomvi, Movistar Series, Nubeox) u otras como Filmin, Wuaki TV están aportando la oferta demandada. Sus cifras van en aumento. Cerca de 28 millones de descargas sólo de series durante el 2014 consolidan a YOMVI como plataforma de VOD sobre todo para el consumo de este formato, con más de 520.000 usuarios que descargan una media de 53 series al año. La posible incorporación de Netflix al escenario español el próximo otoño pondrá más emoción si cabe a este nuevo escenario.

2) Oferta de un “transmedia de la experiencia” en torno a producciones audiovisuales. Tenemos apuestas interesantes de narrativas transmedia a nivel nacional e internacional, pero su implicación con la audiencia sigue siendo escasa. Las series de TV o películas deben ser el epicentro de universos de ficción que ofrezcan cada vez experiencias más inmersivas de los espectadores con estos mundos. Es necesario apostar desde el ámbito creativo por un “transmedia de la experiencia” y desde las empresas audiovisuales por una auténtica Economía de la Participación que fortalezca las producciones audiovisuales poniendo al espectador, a la audiencia, en el centro, con estrategias empresariales en la que la mejora del producto audiovisual o su propia existencia no sea posible sin la participación activa de los públicos.

3) Alfabetización transmedia (transalfabetización). La educación en el transmedia lidia simultáneamente con las oportunidades y los riesgos propios de Era Digital, que se suman a otros ya más antiguos pero que se está redefiniendo en esta nueva cultura. Se observan carencias de la audiencia en determinados aspectos centrales en estos entornos como es la dimensión de recepción y estética de contenido multiplataforma, el concepto de autoría individual y colectiva de las producciones audiovisuales, o la actitud responsable ante la propia identidad online/offline, por ejemplo.

Ideas expuestas en la mesa redonda: "Una nueva cultura visual. Retos y desafíos en el entorno digital". Celebrada en la Universidad de San Jorge, Zaragoza. 16 de marzo, 2015.


 

martes, 20 de enero de 2015

Un mes del Proyecto Internacional sobre El Hobbit


Ha pasado un mes desde que empezó la encuesta sobre la última película de la saga de El Hobbit. Más de 150 investigadores de 46 países estamos desarrollando esta investigación para descubrir cómo la película de El Hobbit es entendida y juzgada por diferentes grupos y comunidades del mundo. Nos interesa saber cómo es interpretada la fantasía hoy en día por parte de la audiencia y cómo la incorporan a sus vidas. 

Podemos ofrecer ya algunos datos sobre la participación y difusión de este proyecto. Hasta hoy, 20 de enero, hemos llegado a más de 25.000 cuestionarios, algo que ha hecho superar el número de participantes de nuestro anterior estudio sobre la recepción de El Retorno del el Rey en 2003-2004 (hemos batido nuestro propio récord!!). Por idiomas, sigue siendo el inglés el que reúne al mayor número, con 4.501. Ahora mismo hay 882 en castellano español, 134 en castellano hispanoamericano, 133 en catalán y 22 en euskera. Dos de las principales páginas de fans del universo de Tolkien en España se han hecho eco de nuestro proyecto (El Anillo Único y El Fenómeno).

La encuesta estará disponible hasta primavera para que podáis rellenarla quienes aún no lo hayáis hecho, en la dirección habitual

¿A qué esperas para participar? Gandalf ya la ha hecho:).





miércoles, 3 de diciembre de 2014

Economía de la Participación en las Industrias Culturales




Los modelos clásicos de organización social (desde la política, los medios de comunicación hasta las empresas de cualquier sector) están demandando una participación activa de los ciudadanos en sus procesos. La participación se ha convertido en el eje transversal de una Nueva Economía, y por extensión, de una Nueva Sociedad que asienta sus valores en la sostenibilidad, la creatividad, la transparencia, la tecnología o la responsabilidad.

En el libro que recientemente hemos publicado titulado Economía de la Participación hemos intentado ahondar en las posibilidades de la participación en el sector industrial español.
"La Economía de la Participación se plantea como aquella estrategia empresarial en la que la mejora del producto o su propia existencia no es posible sin la participación activa de los públicos. En otras palabras, la experiencia social alrededor del producto o servicio es básica para comprender la esencia de la empresa, su naturaleza o sus objetivos" (Noguera et al, 2013, p. 24).
La empresas incluidas dentro de las industrias culturales son las que pronto incorporaron la participación de las audiencias en sus procesos creativos. En este libro, analizamos empresas como Muwon, Tuitele (que recientemente ha pasado a ser Katar Twitter Rating), El Cañonazo Transmedia o Lánzanos, como ejemplo, pero encontraréis hasta 20 ejemplos distintos.

"Este proceso es la respuesta natural a un entorno de narraciones transmedia, de empresas nativas de la Web, con nuevas necesidades de alfabetización mediática (porque tenemos nuevos medios), y donde el éxito, en un escenario tan horizontal es para quien es capaz de generar confianza" (Noguera et al, 2014, p. 22).

Referencia completa:
Noguera, J.M.; Jesús Martínez, Miguel Ángel Nicolás, Marta Pérez, Ariana Gómez, María del Mar Grandío; Francisco Hernández y Paloma del Henar Sánchez (2014): Economía de la Participación. Madrid: Fundación EOI

jueves, 20 de noviembre de 2014

Hacia la alfabetización transmedia

Fotograma extraído del vídeo The Three Little Pigs (The Guardian)

Desde hace unos años, he estado interesada en trabajar y comprender el fenómeno del transmedia, al cual he llegado principalmente desde la ficción seriada y las audiencias, mi ámbito de especialización. He trabajado interesantes expansiones transmedia de series como Águila Roja, El Barco y Skins, Battlestar Galactica, o Misfits, un fenómeno en el mercado audiovisual que sigue imparable y que alberga otros interesantes como la televisión social.

Desde este curso, doy clases sobre Narrativas y Proyectos Transmedia en el Máster en Comunicación Móvil y Contenido Digital de la Universidad de Murcia y mi inquietud desde el plano docente se está centrando, precisamente, en ofrecer herramientas para que futuros profesionales en la comunicación sean capaces de crear mundos transmedia y enriquecer así, en mi opinión, su empleabilidad en su ámbito profesional (algo que tanto falta nos hace en nuestro país). Con la experiencia que voy adquiriendo (y que está todavía en curso), he querido reflexionar sobre qué es para mí la alfabetización transmedia y qué tendrían que saber hacer mis alumnos para demostrar a ese mercado comunicativo tan multiplaforma y mutante que están capacitados para elaborar estrategias transmedia.

El próximo mes de diciembre participaré en el VI Congreso Internacional Latina de Comunicación con una comunicación precisamente sobre la alfabetización transmedia, fruto de mi reflexión personal aunando mi ejercicio como investigadora y profesora universitaria. El texto completo está disponible ya en formato online en las actas del congreso. En este paper, me atrevo a dar una definición que alberga los aspectos básicos que a mi juicio debería incluir este tipo de alfabetización. Defino la alfabetización transmedia como:

"La capacidad para evaluar y crear contenido a través de múltiples plataformas con un sentido unitario y complementario, teniendo en cuenta diversos lenguajes y experimentaciones creativas, presentando además una actitud ética hacia su propio contenido y el de los demás y con el objetivo de fomentar la participación plena de la audiencia en contextos interculturales" (Grandío, 2014: 5).

Hago también una propuesta de dimensiones e indicadores que incluyen tanto el plano de recepción crítica como el plano de expresión-creación. Dos planos que me parecen indivisibles para un futuro profesional de la comunicación. Las dimensiones se centran en: el contenido, lenguaje, plataformas, creatividad, ética y participación.

Las seis dimensiones propuestas son las siguientes:

1. Contenido: La principal características de las narrativas transmedia es la creación de mundos unitarios que albergarán diferentes relatos multimodales. Es por ello que el alumno deberá, en primer lugar, ser capaz de evaluar material transmitido a través de diferentes plataformas (desde medios convencionales como la televisión o el cine hasta las redes sociales) y comprender su sentido unitario. Además, tendrá que mostrar la capacidad para crear el mismo estrategias transmedia.
2. Lenguaje: Las narrativas transmedia albergan múltiples lenguajes que van desde el icónico o escrito hasta el audiovisual. El alumno deberá comprender el contenido que provenga de cualquier lenguaje y, además, ser capaz de utilizarlos de manera estratégica para crear un historia unitaria a través de diferentes plataformas.
3. Plataformas: El alumno deberá ser capaz de realizar un consumo crítico y complementario de contenido a través de medios tradicionales (televisión, prensa, cine, libros…) y de medios sociales (redes sociales, móviles). Deberá ser capaz de crear contenido propio a través de estas plataformas. Además, ofrecer una selección idónea y complementaria de diversas plataformas tradicionales y propias de la web 2.0 para la construcción de sus relatos multimodales.
4. Creatividad: Es la capacidad de crear universos y relatos originales. En esta dimensiones, se incluyen aspectos relacionados con la apropiarse y transformar producciones artísticas, potenciando la, innovación, la experimentación y la sensibilización estética.
5. Ética: Mostrar una actitud responsable hacia uno mismo y hacia los demás es connatural a cualquier proceso creativo y comunicativo. Aspectos como la privacidad de la identidad online o las apropiaciones indebidas de material (plagio o piratería) se incluirían dentro de esta dimensión.
6. Participación: Para poder generar una verdadera cultura de la participación es necesario que la población tenga acceso a las nuevas tecnologías y más allá del mero acceso, sobre todo que haga un uso crítico y creativo de dichas plataformas. Esta dimensión incluye compartir material u opiniones del contenido consumido a través de los diferentes medios (fenómeno televisión 2.0, por ejemplo) así como la colaboración en la autoría o difusión de contenido propio o ajeno.
Me encantará debatir sobre estas cuestiones con mis colegas académicos y profesionales del ámbito del transmedia. Creo que la alfabetización transmedia merece una pausada reflexión y trabajo colaborativo, precisamente, entre agentes de educación y de la industria, algo que nos permitirá marcar objetivos y pautas de trabajo. Estamos en un momento ideal para desarrollar este tipo de debates que llevan consigo un transferencia directa de estos planteamientos a nuestro quehacer diario como educadores o profesionales de la comunicación: la madurez del fenómeno del transmedia y la importancia que está teniendo y tendrá en futuro en la industria y la universidad nos invita a ello.

miércoles, 25 de junio de 2014

El #sharesocial y Tuitele

El 2013 fue el año de la eclosión de la televisión social en España. Cada vez son más las personas en nuestro país que ven la televisión rodeado de un ecosistema cada vez más multipantalla (teléfonos móviles, ordenadores, tabletas….). Y dentro de estos soportes, una herramienta se ha coronado como la reina de la televisión y la conversación social: Twitter. Según Comscore, el 78% de personas que tienen perfil de Twitter en España tuitearon en algún momento sobre algún programa de televisión durante el 2013, lo que supone 4,5 millones de usuarios únicos. Por dar un ejemplo reciente, la eliminación de España en el Mundial de Brasil 2014 en el partido España 0-2 Chile generó 291.000 comentarios en Twiter. Pero esta cifra queda lejos de la última edición de Eurovisión 2014, que tuvo casi un millón de comentarios en Twitter sólo en nuestro país durante su retransmisión. Pero, más allá del dato cuantitativo, la gente comenta, y mucho, sobre los programas de televisión, ofreciendo una valiosa información sobre lo que les gusta o disgusta en riguroso directo. ¿Se puede entonces cimentar una Economía de la Participación basada en la conversación social de la audiencia? Tuitele es el ejemplo de que sí.


 


En mayo de 2012 esta empresa introdujo por primera vez en España la medición de la audiencia social más allá de los ratings y share tradicionales derivados de la audimetría. Su clave empresarial: filtrar y editar la participación social en Twitter para ofrecer información valiosa a las empresas del sector televisivo (cadenas de televisión, productoras, agencias de medios…). Y son ya el referente de análisis de audiencia social en España. Trabajan para empresas como Mediaset o Atresmedia, entre otras. En abril de 2014, Kantar Media compró Tuitele para ampliar horizontes y expansionar el análisis de la audiencia social a otras partes del mundo.

En el proyecto Economía de la Participación 20+20 hemos entrevistado a Hector Linares, co-fundador de Tuitele. Aquí os dejamos algunas de sus ideas que serán ampliadas en el libro que estamos elaborando. Recuerda que tú también puedes colaborar en el libro #nuevaeconomía2020.
"La televisión se ha convertido en un tema social, en un tema del que la gente opina. Antes íbamos al colegio, teníamos el patio de vecinos, y hablábamos de lo que había pasado en la serie el día anterior. Ahora la gente comenta al instante en una comunidad brutal lo que está pasando en una serie, cómo se está desarrollando una trama, si les gusta o no les gusta, si el pantalón del presentador les parece horroroso o si el peinado de tal artista les gusta o no les gusta. Ese patio de vecinos de toda la vida ahora se ha magnificado con Twitter. Por eso, ahora a las televisiones les interesa saber qué opina la gente. Antes echaban una serie, y lo único que sabían era si la veía mucha gente o poca. Ahora saben si realmente les gusta, si no les gusta o qué cambiarían. Tienen una información cualitativa detrás mucho más importante que antes no tenían".
 Más sobre #NuevaEconomia2020 en Economía de la Participación 20+20

lunes, 16 de junio de 2014

Economía de la Participación #nuevaeconomia2020

 

Uno de los proyectos de investigación en los que participo este año es Economía de la Participación 20+20. Un proyecto con el que pretendemos abrir un debate académico y social sobre el valor de la participación con la audiencia en diferentes sectores industriales.

Estamos analizando 20 casos de experiencias de éxito empresarial donde la participación con sus públicos/audiencias/clientes constituye un elemento central, no sólo porque haya mejorado su capacidad de innovación, sino por presentar la creación de un producto diferente y con un valor añadido originado precisamente por dicha participación. Son múltiples los sectores analizados: Telefonía, Música, Comunicación... En mi caso, yo me centro en dos interesantes ejemplos empresariales del ámbito audiovisual: Tuitele y El Cañonazo Transmedia.

Estas dos empresas han planteado su negocio basándose en, probablemente, los dos grandes fenómenos del ámbito audiovisual actual. La primera, con la denominada Televisión Social. La Segunda, con el transmedia. Les hemos entrevistado para comprender qué entienden ellos por "participación" con las audiencias y qué beneficios les ha traído. Aquí tenéis un adelanto de cómo definen ellos mismo su actividad empresarial. Iremos ofreciendo más información.

¿Qué es Tuitele?

 

¿Qué es El Cañonazo Transmedia?



Como decimos en el blog oficial del proyecto, entendemos esta investigación como un estudio abierto al diálogo constante. En el blog oficial podéis encontrar información sobre el resto de entrevistas a otras empresas de esta nueva economía. Y por supuesto, contribuir al debate. Os esperamos. También en Twitter con el hashtag #nuevaeconomia2020.