jueves, 10 de julio de 2008

A propósito de Dexter

Hernán Casciari reflexiona sobre las "atrocidades" que se comenten cuando se doblan las series. Desde luego, ni color. Lo mejor siempre, el original. Escuchad los dos ejemplos que pone de la serie Dexter. Yo siempre digo que no hace falta entenderlo todo. Lo importante es disfrutar con el verdadero sentido de las palabras que, por muy buenas que sean las traducciones, nunca llegarán al nivel del original.

Además, es una estupenda manera de aprender inglés y hacer oído. Muchos se ahorrarían el dinero que dejan en las academias y profesores particulares.

2 comentarios:

Aurë dijo...

El problema del doblaje de Dexter no es tanto perder la posibilidad de escuchar las voces originales (que también, porque en este sentido me parece malísima la elección de la voz doblada de Dex, por ejemplo), sino que se trata de una serie en la que una de sus virtudes es el juego de convivencia entre las comunidades hispana y yankee de Miami, los giros, el spanglish y la existencia de diálogos solamente en español.

Si ya de por sí es recomendable ver las series en V.O.S., en el caso de Dexter la recomendación es mucho mayor.

Estupendo el blog, por cierto.

Un saludo.

Spinoff dijo...

Gracias por tu comentario. Sí, tienes mucha razón, una de las grandes virtudes que totalmente se pierden en la traducción es el reflejo del habla hispana. Uno de los cortes de Herman justamente mostraba eso. Así que justamente el Dexter que se emite en España es una versión plana e insípida.