lunes, 11 de octubre de 2010

The Wire, 10 dosis de la mejor serie de la televisión


Lo leí en verano, pero lo recomiendo ahora. Nunca es tarde si merece la pena. Hablo del libro The Wire. 10 dosis de la mejor serie de la televisión de la editorial Errata Naturae. Por ahora, el mejor libro monográfico de una serie que ha caído en mis manos.

Lo compré en Valencia allá por el mes de junio, en la Casa del Libro, en un stand donde me pegué cerca de una hora ojeando varios libros sobre series como House y Los Soprano analizadas desde una perspectiva filósofica. Pero me quedé con esta obra que reseño. Me gustó de entrada porque era una auténtica miscelánea creativa. Combinaba un texto y entrevista del propio creador de la serie, David Simon, con reflexiones más propias del ámbito académico y que ofrecía también un cuento inédito de uno de los guionistas de la serie, George Pelecanos. ¿Se podía pedir más? Un cóctel perfecto para una lectura veraniega, porque sí, aunque pueda parecer lo contrario, es un libro de ágil lectura que se lee de una sentada.

Supongo que es fácil hacer un buen libro cuando el producto es de lo mejor que hemos visto en televisión en los último años. Hay series que quieren ser como el cine, pero logran superarlo. The Wire es el ejemplo por excelencia de la excelencia. El libro nos devuelve a sus orígenes. Nos explica la naturaleza tan especial de esta obra televisiva que, en palabras de Simon, "es una novela para televisión" que no hubiera existido sin un modelo de pago por televisión como el de HBO.

Es una novela visual que nos propone un viaje que dura 5 temporadas y nos narra la guerra entre la policía de Baltimore y los principales traficantes de droga de la ciudad. Pero es una guerra que no acaba, con dramas humanos sin escapatoria. Condicionados por un destino inexorable, por el fatum. Es la tragedia griega del nuevo milenio en la que las instituciones ganan partida al individuo y a la moral:

The Wire describe un mundo en el que el capital humano ha triunfado por completo, la mano de obra ha quedado marginada y los intereses monetarios han comprado suficientes infraestructuras políticas para poder impedir su reforma. Es un mundo en el que las reglas y los valores del libre mercado y el beneficio maximizado se confunden y diluyen en el marco social, un mundo en el que las instituciones pesan cada día más, y los seres humanos menos.

David Simon, p. 45

Dice Simon que es una serie cabreada, pero con un cabreo sincero hacia esa realidad que ha sido desechada por su país con un inevitable coste. Obviamente, el ritmo y temática de esta serie no es digerible por todos los espectadores. The Wire se dirige a una audiencia comprometida y desea suscitar en el espectador, si no un debate en toda regla, sí un cuestionamiento de los problemas básicos de la vida urbana.

Tal vez, una buena manera de entender la profundidad de su contenido sea leyendo este libro, u otro también de reciente publicación: The Wire: Urban Decay and American Television. Porque en esa búsqueda de lo real a través de la ficción audiovisual, despúes de esta serie a veces es difícil reflexionar sobre los problemas del mundo sin pensar: "Esto es igual que en The Wire".

3 comentarios:

Nacho. dijo...

Sin duda alguna el mundo se ve bien diferente después de esta serie.

Todo parece y recuerda a The Wire.

Saludos!

Bosco dijo...

buff... seriazo HBO!!! Gracias por la recomendación, María del Mar. En cuanto pueda me hago con el libro y te cuento. Tu compañero de Sospechosos... Bosco.

Spinoff dijo...

Nacho: Tú seguro que ves todo el clave The Wire:)

Bosco: El libro es fácil de encontrar en cualquier librería grande. En cuanto lo leas, lo comentamos en Sospechosos, que nos dará para un buen rato:)