miércoles, 19 de diciembre de 2007

El fenómeno de los Anillos continúa


Ya se ha hecho oficial algo que muchos "tolkinianos" esperaban. La producción cinematográfica de El Hobbit ha dejado de ser un sueño para convertirse en una realidad. Peter Jackson, MGM y la New Line Cinema han llegado a un acuerdo para producir dos películas basadas del libro El Hobbit de Tolkien (no sabemos de cuánta duración) que se estrarán en el 2010 y 2011. Jackson no será el director, pero sí el productor, así que parte de su magia seguro se plasmará en estos largometrajes.

Me uno a la alegría de aquellos que esperaban con ansia esta noticia. Recuerdo con nostalgia aquellas Navidades en las que se estreneron las tres partes de El Señor de los Anillos y la fantasía del mundo de Tolkien formaban parte de mi espírito navideño. Espero que los dos estrenos de El Hobbit coincidan con estas fechas tan señaladas.

El anuncio de esta nueva producción no hace más que confirmar la buena salud de la que goza el actual cine de fantasía. Un género que para muchos era considerado menor, pero que trilogías como Star Wars, Harry Potter, Matrix o El Señor de los Anillos hacen confirmar el potencial de este tipo de universos. Jugando con la imaginación de una manera hipotética, pueden llegar a plantear de una forma, si se quiere, más clara e ilustrativa, conflictos la sociedad actual, pero que, con las herramientas de la realidad sería más difícil representar.

No me resisto a reproducir unas palabras de un fan de Tolkien en referencia a El Retorno del Rey que recuerdan la magia del cine que, si llega a buen puerto, se podrá volver a reproducir con El Hobbit. Sin lugar a dudas, es una buena noticia para todos.


"Ver el Retorno del Rey es para mí como una necesidad que se va repitiendo periódicamente (de momento la he visto 8 veces en el cine). Sé que las más de 3 horas que estaré en la sala de cine van a ser fantásticas. Viviré las aventuras de algunos de mis héroes preferidos desde hace tanto tiempo. Reiré. Sufriré. Me emocionaré. Lloraré y saldré del cine con la energía renovada y llena de ilusión. Es como cargar las pilas para varios días. A los amantes del cine, cuando acabamos de ver en pantalla grande películas que nos gustan mucho, nos brillan los ojos. Es una sensación maravillosa, que me gustaría que todo el mundo experimentara a veces. A mí, cuando acabo de ver El Retorno del Rey, o cuando hablo o pienso en ella, sé que me brillan los ojos. Lo noto. Y eso es algo a lo que no quiero renunciar".

2 comentarios:

Enrique Guerrero dijo...

Hola Marimar! Gracias por tu comentario. No sabías que tenías un blog... Te agrego a mis lecturas habituales ;-)

Mar Grandío dijo...

Sí, Enrique, soy nueva en la blogosphera, nos seguimos la pista...un saludo!